Entrada en la protectora

Umi es un guapísimo perro de tamaño mediano/grande. Fue abandonado sin apenas fuerzas para mantenerse en pie, lleno de garrapatas y pulgas, deshidratado y practicamente sin pelo.

Lo llevamos de inmediato al veterinario donde estuvo con goteros varios días y le hicieron una transfusión de sangre. Tenía unos niveles de leishmania extremadamente altos y los riñones tocados por culpa de la enfermedad. Pero él no se ha rendido, en el momento en que ha recuperado un poco de fuerzas ha empezado con el tratamiento de la leishmania y cada día está más animado y más fuerte.

Es un perro muy agradecido, extramadamente cariñoso y dulce con las personas siempre busca las manos de quien lo quiera acariciar y te recibe siempre moviendo su rabito. Es sociable con los otros perros. Es muy bonachón.

Umi tiene muchas ganas de vivir y necesita una familia que le de una segunda oportunidad.

Adopciones urgentes (3)