Entrada en la protectora

Martina es una preciosa mastina, una grandullona muy dulce y cariñosa. Con las personas tiene muy buen carácter, es muy juguetona y dicharachera. 

Cuando llegó al refugio sufrió mucho estrés y no la podíamos juntar con otros perros ya que no se comportaba de manera sociable con ellos e intentaba atacar. Pero una vez de adaptó a la vida en el refugio empezó a hacer nuevos amigos. Ahora le encanta salir al patio a jugar con todos sin parar.


Adopciones urgentes (3)