Entrada en la protectora

Martina es una preciosa mastina, una grandullona muy dulce y cariñosa. Con las personas tiene muy buen carácter, es muy juguetona y dicharachera. Cuando llegó al refugio sufrió mucho estrés y no la podíamos juntar con otros perros ya que no se comportaba de manera sociable con ellos e intentaba atacar. Pero ahora ha cambiado por completo, es sociable y se relaciona con sus compañeros de maravilla, tiene muchas ganas de jugar con ellos.

Adopciones urgentes (3)