Entrada en la protectora

Piter es un abuelete que ha sido abandondo en pésimas condiciones, tal y como se puede apreciar en las fotos. Nada más verlo lo llevamos direcamente al veterinario, donde detectamos que tenía leishmania y empezamos de inmediato con el tratamiento. Por suerte no tiene ningún órgano afectado y poco a poco va cogiendo fuerzas y confianza. Es un perro muy bueno y cariñoso. Necesia una familia con un gran corazón que le dé el hogar que tantísimo se merece.

Adopciones urgentes (3)